Día Internacional de la Educación: ¿Enseñamos a pensar y a vivir?

Enero 25, 2019 , en Centro Universitario

Luis Cruz, director general de ISEN 

 

El 24 de enero se celebra el segundo Día Internacional de la Educación, y parece mentira que en unos tiempos en los que se celebra todo, nos haya costado tanto proclamar la relevancia social de la Educación, Formación, Instrucción, Adiestramiento, o como quiera que se denomine a la labor social de transmisión del conocimiento y de socialización, dicho sea, sin ningún propósito ideológico.

 

Para justificar su relevancia, Naciones Unidas consideró esencial destacar su papel como instrumento de desarrollo económico, que lo es, y para constatarlo nada como aproximarse al pensamiento económico de los tres últimos siglos. La importancia de la Educación no tiene discusión, y ha conformado parte muy relevante del pensamiento económico del S. XX, pero ¿cuál es su papel en el S. XXI?

 

La Educación se enfrenta a retos difíciles, algunos de ellos con intereses enfrentados, y, sin ningún ánimo exhaustivo, señalo algunos de los que considero más destacados:

 

La consideración de la Educación como un producto, más que como un proceso, relegando con ello la noción del conocimiento útil para la vida (enseñanza), sustituida por la noción del conocimiento de “usar y tirar” (aprendizaje), tal y como dejó dicho el profesor Zygmunt Bauman.

 

La intromisión de la política en la Educación, y la nula participación de los docentes en cuantas decisiones afectan a sus alumnos y a la formación de las nuevas generaciones.

 

Las demandas de desempeño profesional que carga el diablo, perfiladas por la política y aplicadas en los curricula.

 

La profesión docente estimada como una ocupación más, sin considerar la necesidad de que en su ejercicio concurran capacitación y vocación.

 

Siempre y cuando hablemos de una enseñanza de calidad, pública o privada, la Enseñanza en el Siglo XXI seguirá teniendo por objetivo formar personas libres, dotadas de espíritu crítico y buenos ciudadanos, y seguirá promoviendo la igualdad de oportunidades. Sabemos que el sistema formal de educación no es ajeno a su entorno, y la sociedad en su conjunto conforma una estructura paralela de educación informal que debe reajustar muchos de sus malos hábitos, valores y principios, pues no todo lo justifica la generación riqueza, el desarrollo o el progreso. Cuántas veces la creación de riqueza es menor que los costes que produce, y cuántas veces el progreso es regresión y el desarrollo retroceso. Falseando el verdadero significado de las palabras y de los hechos terminamos por no saber de qué estamos hablando. Igual nos sucede con el exceso de información sin filtro, sin verificación, sin contrastar, sin análisis. El exceso de ruido confunde y desorienta, pero sobre todo a los más vulnerables.

 

Lo mismo sucede con los caprichosos requerimientos del mercado de trabajo, siempre impredecible. De ahí que lo importante no sea tanto obtener una capacitación profesional concreta sino una capacitación global que nos permita, en un breve periodo de tiempo, adaptarnos a cualquier función, saber afrontar cualquier reto.

 

El Siglo XXI nos requerirá un mayor dominio de lenguas, un perfil menos localista y más internacional, nos requerirá movilidad y conciencia de la necesidad de adaptar y actualizar nuestros conocimientos. Habremos de estar en el mundo con la mente y los ojos bien abiertos, por lo demás, y por encima de cualquier otra cosa, deberemos desarrollar un profundo sentimiento de solidaridad humana y de adhesión y tolerancia con la pluralidad.

 

Con que se cumplieran los anteriores preceptos y principios habríamos hecho la revolución.

 

Si alguien esperaba que hoy y aquí hablara de “inteligencia artificial” y de “robots” sepan que es tarea que dejo en manos de los profetas de la catástrofe, pero tengo mi opinión al respecto, y, si se me permite, en algún momento la daré.

 

Bienvenida sea la atención y el foco puestos en la Educación, bienvenido sea segundo el Día Internacional, pero, por favor, dejen trabajar a los profesionales del sector en beneficio exclusivo de sus educandos.

 

 

 

 

 

Share this: